23 enero 2012

Cuidado con la nuez moscada

Dr. Arcenio Estévez Medina.
Tan bueno que es el café y el chocolate con la nuez moscada, pero es perjudicial para la salud. Lo que consumimos como nuez moscada es el fruto de un árbol alto (cerca de 20 metros de tamaño) y de hojas lanceoladas.

Esta planta es nativa de las Islas Molucas, llamadas antes Islas de las Especias. Es miembro de la familia conocida entre los vegetales como miristicácea, en la cual hay unos 18 géneros y unas 300 especies.

Se cree que la planta fue llevada al Mediterráneo Oriental por los árabes hacia mitad del Siglo X11 y a finales del mismo llegó a Europa.

USOS POPULARES NO COMPROBADOS A NIVEL CIENTÍFICOS.
Los mexicanos usan la nuez moscada guayada y hervida para diarrea, pérdida de apetito y debilidad.

El empleo de este fruto es universal como condimento. Sin embargo, cuando se abusa de su uso es muy peligroso.

En muchos pueblos se ha responsabilizado a la nuez moscada de producir impotencia sexual e incluso, hay lugares donde los hombres no usan esta planta en café por temor a que les afecte la virilidad.

Los individuos que tienen digestión lenta son tratados con la nuez moscada guayada en decocción preparada en la cantidad de una cucharadita por cada taza de agua. Esta misma preparación es usada para los enfermos que tienen infecciones de los intestinos.

CUIDADO CON LA NUEZ MOSCADA
En el fruto de la nuez moscada encontramos entre 5 y 15 por ciento de aceite esencial y aproximadamente un 35 por ciento de grasa, fitosterina y almidón. Además, contiene miristicina, elemicina, isoelemicina y safrol.

La miristicina es una sustancia cristalina que al destilar la nuez moscada aparece en las últimas fracciones. Este componente de la planta es muy venenoso para el ser humano y en dosis altas puede producir convulsiones y hasta la muerte.

El safrol es considerado como una sustancia cancerígena.

A la dosis de 15 gramos ingerida por persona, la nuez moscada produce efectos tóxicos en general, según un trabajo (The Pharmacology of Miristicin) de B. Truilt, citado por Lionel Robineau en el libro el Tramil 4.

La intoxicación con esta planta produce dolor de estómago, fiebre, diarrea, dificultad respiratoria, delirio y vómito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!