Transpiración masculina. Evitar las aureolas y el mal olor


© Thinkstock
En 1996, en Francia, el 56 % de los hombres utilizaba desodorante. En la actualidad, el 67% de los hombres franceses lo utilizan. Bastante menos que el 77% de los británicos y el 86% de los alemanes. Sin embargo, el uso de desodorante no es la única manera de controlar la transpiración y luchar contra el mal olor.



La higiene corporal es fundamental

La transpiración abundante proviene de la sobre estimulación de los glándulas sudoríparas, en particular de las llamadas ecrinas. Localizadas en las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies, aseguran la termorregulación del cuerpo. Sus compañeras, las glándulas apocrinas, son las responsables del mal olor y se encuentran exclusivamente en las axilas. Para controlar los excesos de sudor provocados por alteraciones del metabolismo se impone una buena higiene. Duchas regulares y uso de ropa interior limpia son parte de la clave para mantenerse libre de olores todo el día.

Cómo elegir el desodorante

Los desodorantes tapan el olor de la transpiración mientras que los antitranspirantes limitan la secreción. En el lenguaje corriente, los desodorantes cumplen ambas funciones: la mayoría de éstos tiene activos antitranspirantes con base de sales de aluminio. Para evitar las aureolas en las axilas es recomendable utilizar un desodorante con propiedades antitranspirantes.

Sprays, barras y geles. ¿Cuáles son las diferencias?

Las barras y los geles tienen más concentración de sales de aluminio que los sprays y su modo de aplicación evita el desperdicio del producto, lo cual es una opción más económica para las personas que transpiran mucho. Por otro lado, los sprays y los geles ofrecen una mayor sensación de frescor al aplicarlos.

Los pies también sudan

En la planta de los pies también hay glándulas sudoríparas. Al igual que las de las axilas, juegan también un papel de termostato corporal. Los calzados cerrados y el uso de calcetines fabricados con fibras sintéticas aumentan la transpiración. Los pies se humedecen y los malos olores comienzan a aparecer.
Idealmente habría que andar siempre en sandalias, pero como esto no es posible para casi nadie, una solución es evitar usar calzado con la parte interior sintética y escoger calcetines hechos con materias naturales. Para los deportistas, la mayoría de las marcas ofrecen calcetines confeccionados con fibras que permiten la evaporación de la transpiración al mismo tiempo que mantienen los pies secos y sin olor gracias a la integración de sustancias antibacterianas en las fibras.
Existen también desodorantes especiales -más eficaces que el talco usado por nuestras abuelas- que permiten llevar las zapatillas todo el día minimizando o eliminando los olores desagradables.

H. Huret

Fuente: Tendencias Yahoo

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!