06 febrero 2012

Dieta nutracéutica, una alimentación para recuperar la salud


Combina lo mejor de las dietas de Oriente y Occidente, y su objetivo no es lograr una baja de peso, sino mejorar la calidad de vida de quienes la siguen. Conoce en qué consiste.


A pesar de ser muy antigua, no son muchos los que la conocen. Se trata de la dieta nutracéutica, un nombre que para muchos puede parecer sofisticado, pero que en realidad nace de la fusión de las palabras "nutrición" y "farmacéutico".

Según explica el médico Ignacio Parada -director del instituto de Ciencia y Tecnología de Casino Express, y autor del libro "Dieta para una Nueva Tierra", en el que profundiza sobre esta forma de alimentación-, la nutracéutica es una dieta natural cuyo objetivo no es que sus seguidores adelgacen, sino más bien que recuperen su salud, la mantengan y de paso logren una mejor calidad de vida.

"En realidad lo que hace la dieta nutracéutica es ir retornando a la persona a su naturaleza, a sus parámetros normales. Si la persona necesita bajar de peso, a través de esta dieta lo va a hacer, va a ir llegando al peso que le corresponde. Si la persona necesita mantener o incluso subir de peso, va a pasar eso porque es una dieta que tiende a restablecer la salud", afirma.

Pero, ¿en qué consiste exactamente? Como se describe en el texto, la dieta nutracéutica es "ligeramente hipocalórica", pero sin dejar de ser nutritiva. Su base fundamental son los vegetales (frutas, granos y verduras) lo menos intervenidos posible y de preferencia crudos, y alimentos integrales (no refinados), con un alto contenido de fibra y agua. Asimismo, se privilegian los productos provenientes de cultivos orgánicos y que no hayan sido manipulados genéticamente.

Las carnes rojas y blancas, así como también la leche están absolutamente excluidas de esta forma de alimentación. "Eso de que las proteínas están sólo en los productos animales es un mito (...) En el reino vegetal hay proteínas completas de primera calidad y no es necesario recurrir a los productos animales para una buena nutrición", argumenta Ignacio Parada.

Sin embargo, la dieta nutracéutica sí acepta el consumo moderado de dos tipos de productos animales: el pescado y el huevo. El primero debido a que se digiere mejor que las carnes, apenas contiene colesterol y sus ácidos grasos poliinsaturados son muy saludables para el sistema cardiovascular. Y el segundo porque es rico en hierro, en vitaminas, ácido fólico y otras vitaminas del complejo B), y algunos ácidos grasos poliinsaturados saludables.

En cuanto a la leche, Ignacio Parada plantea que aunque tiene una importante cantidad de proteínas y de calcio, no es una buena fuente nutritiva. Por esta razón, recomienda sustituirla por leche de almendras (en el caso de los lactantes) y/o de soja (para niños y adultos). Los únicos lácteos aceptados son los que contienen probióticos. "Nada de queso y eso porque es nocivo para la salud", asegura el médico.

De esta manera, quienes siguen una dieta nutracéutica obtienen las proteínas de la soja y sus subproductos, así como de los denominados "superalimentos": la levadura de cerveza, los frutos secos y semillas, y las algas, entre otros.

Por otra parte, esta forma de alimentación está libre de sacarosa (azúcar común) y de cualquier hidrato de carbono refinado. Por esta razón, como edulcorante se utiliza la stevia o la miel de abejas. Además, promueve el consumo de un promedio diario de 40 g de fibra y en ella no hay presencia de grasas trans.

"Es una dieta sencilla, sana, natural", afirma Ignacio Parada, que puede ser seguida por la mayoría de las personas. "De hecho, sería ideal que así lo hicieran", añade. Sin embargo, advierte que quienes padezcan enfermedades no deben seguirla "a ciegas" y primero deben consultar con sus médicos. "Seguramente un diabético al seguir la dieta nutracéutica va a necesitar menos insulina, pero eso tiene que hacerlo en concordancia a su tratamiento, tiene que estar controlado", sostiene.

Respecto a las embarazadas y a los niños, el médico asegura que también pueden llevar esta forma de alimentación, pero teniendo especial cuidado con algunos parámetros nutricionales, por ejemplo con el hierro. "Lo bueno de la dieta nutracéutica es que es muy plástica. Lo que se plantea en el libro es la dieta para un adulto de una actividad media. Ahora, esa dieta se puede adaptar a niños, embarazadas, a personas con alta exigencia energética, atletas, sin ningún problema, pero hay que hacer las adaptaciones del caso", dice.

Una combinación perfecta

Es común que los médicos recomienden a sus pacientes seguir la dieta mediterránea, por sus reconocidos beneficios para la salud. ¿Es, entonces, la dieta nutracéutica mejor que la mediterránea? A juicio de Ignacio Parada, esta última es un muy buen avance y puede calificarse como la mejor de las dietas occidentales. Sin embargo, la nutracéutica toma lo mejor de las dietas de Oriente y Occidente.

"En la dieta nutracéutica se toma mucho en consideración, por ejemplo, la antigua dieta rural china y la dieta japonesa (...) Entonces, formulamos una dieta que sintetizara lo mejor de Oriente y Occidente, e incluso también con algunos productos precolombinos de Occidente como por ejemplo el amaranto, la quínoa, la maca", explica el médico.

Ignacio Parada agrega que las dietas en las que está basada la nutracéutica son baratas, aunque reconoce que quien quiera seguirla en forma rigurosa, con productos orgánicos e integrales, podría gastar un poco más de dinero si se compara con el valor de una dieta estándar. Eso sí -argumenta rápidamente el médico-, hay que considerar que la inversión que se hace en alimentos de buena composición nutricional, sanos y naturales, no tiene relación con lo que se gasta en tratar las enfermedades que derivan de la dieta estándar.

"La persona que sigue una dieta sana, nutracéutica, puede que gaste un poco más en el comienzo, pero lo que se ahorra, la inversión que hace en salud a futuro, es impresionante", sostiene. Y agrega: "Una persona se podría arreglar una dieta nutracéutica en forma barata y bastante más barata que la dieta estándar que lleva todos los otros productos animales".

 

               Un día completo de menú nutracéutico

Desayuno: Té verde, y pan integral con tomate y lechuga.

Colación: Yogurt con polen.

Almuerzo: Ensalada crudite (apio, betarraga, zanahoria y pimiento cortados en bastones) con dressing de perejil. Lentejas guisadas con arroz integral. Muffin de frutos secos y linaza. Té verde.

Merienda: Plátano.

Cena: Crema de zucchini. Bowl bocado de tofu. Compota de pera.




Fuente: Emol

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!