10 abril 2012

Depresión en la mujer

¿Qué es la depresión?

Lo que conocemos como depresión es un trastorno afectivo, una enfermedad que provoca variaciones anímicas cíclicas, que varían en gravedad y duración.

Como cualquier otra enfermedad afecta al organismo, es más que una sensación de tristeza.



¿Por qué nos deprimimos?

En los casos más graves, como es el caso de los enfermos bipolares, se piensa que puede ser genético.

Resto de casos
Hay muchos factores que influyen en que se desencadene la enfermedad: posiblemente tensiones en la vida, problemas de familia, trabajo o estudio. La pérdida de un ser querido, los problemas en una relación personal, los problemas económicos, o cualquier situación estresante en la vida también pueden precipitar un episodio depresivo.

Las causas de los trastornos depresivos generalmente incluyen una combinación de factores genéticos, psicológicos y ambientales.



Síntomas

La gravedad de los síntomas varía según la persona y la gravedad de la depresión:

- Falta de energía, agotamiento; dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.

- Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.

- Sentimientos de desesperanza, pesimismo, culpa, inutilidad o desamparo.

- Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban.

- Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.

- Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta.

- Inquietud, irritabilidad, pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.


Tipos de depresión

Los tres tipos más comunes son: depresión severa, la distimia y el trastorno bipolar. En cada uno de estos tres tipos de depresión, el número, la gravedad y la persistencia de los síntomas varían.

La distimia, un tipo de depresión menos grave, incluye síntomas crónicos (a largo plazo) que no incapacitan tanto, pero sin embargo interfieren con el funcionamiento y el bienestar de la persona.

La depresión severa se manifiesta por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que antes eran placenteras.

Otro tipo de depresión es el trastorno bipolar, llamado también enfermedad maníaco-depresiva. Éste no es tan frecuente como los otros trastornos depresivos. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico y fases de ánimo bajo.


Evaluación

El primer paso para recibir un tratamiento adecuado para la depresión consiste en un examen médico. Ciertos medicamentos, así como algunas enfermedades, por ejemplo infecciones virales, pueden producir los mismos síntomas que la depresión.

El médico debe descartar esas posibilidades por medio de un examen físico, entrevista del paciente y análisis de laboratorio.


Armas para vencerla

Medicamentos
Entre los medicamentos antidepresivos utilizados se encuentran los "inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina" (ISRS) que son medicamentos nuevos, los tricíclicos y los "inhibidores de la monoaminoxidasa" (IMAO). Generalmente la dosis se debe ir aumentando hasta que la medicación es efectiva.

Por lo general, el efecto terapéutico completo de los medicamentos antidepresivos no se observa inmediatamente. Es importante seguir tomando el medicamento hasta que éste tenga oportunidad de actuar en el organismo.

Terapia naturista
En los últimos años, el uso de hierbas para el tratamiento tanto de la depresión como de la ansiedad ha generado un gran interés.

Psicoterapias
Actualmente son dos las psicoterapias más empleadas para superar la depresión a corto plazo. Por un lado, están las terapias dinámicas que ayudan al paciente a resolver sus conflictos internos.

Y por otro, se encuentran las terapias cognitivo-conductuales que ayudan a los pacientes a cambiar los estilos negativos de pensamiento y comportamiento que se asocian con la depresión.

Estas terapias a menudo se reservan para casos en que los síntomas depresivos han mejorado bastante. Para obtener mejores resultados, sobretodo en los cuadros depresivos severos por lo general requieren medicamentos, junto con, o antes de, una psicoterapia.

Por otra parte, la pauta que combina fármacos y psicoterapias ha resultado muy eficaz en el tratamiento de la depresión. Sin embargo, lo mejor para atajar la depresión es la prevención.

Ayudándose uno mismo
Es importante ser consciente de que las maneras negativas de ver las cosas son parte de la depresión. Asimismo, el enfermo debe fijarse metas realistas, tomando en cuenta la depresión. Tratar de estar acompañado y de confiar en alguna persona; siempre es mejor que estar solo y no hablar con nadie. Tomar parte en actividades que le ayuden a sentirse mejor. No rendirse si su estado de ánimo no mejora de inmediato. Dejarse ayudar por sus amigos y familiares.


Cómo prevenir la depresión

La estrategia preventiva se sintetiza en tres tipos: Prevención primaria que trata de evitar nuevos casos de depresión; Prevención secundaria, consiste en evitar agravamiento, recaídas y recurrencias, y finalmente la prevención terciaria, enfocada como la prevención del suicidio y de la cronicidad.

Centrándonos en la prevención primaria podemos diferenciar las medidas generales y las medidas individuales.

Medidas generales orientadas a la educación familiar y social (prevención familiar; autoestima familiar y escolar, y aprendizaje de autocontrol), política social (apoyo social y emocional a toda la población) y acción sanitaria (supresión del consumo abusivo de alcohol y drogas).

Medidas individuales:
- Tratar de mantener unos niveles adecuados de autoestima;

- Educar la capacidad de autocontrol para poder afrontar los momentos de estrés mediante el pensamiento y la acción;

- Capacidad de superación en los infortunios naturales mediante la desdramatización y el sentido del humor;

- Tratar de desconectar de la vida laboral mediante la práctica de algún hobby, actividad recreativa, intelectual o cultural;

- Dedicar el tiempo suficiente a relacionarse con los demás, ya sean familia o amigos;

- Practicar sistemáticamente ejercicio físico, desde una actividad deportiva hasta un tranquilo paseo -su capacidad antidepresiva se potencia si se realiza al aire libre- y

- Mantener un estilo de vida regular, manteniendo ciertos hábitos sobretodo el ritmo de sueño-vigilia.


Europa Press
Con información facilitada por Mar Sánchez Cortes, psicóloga clínica, y por Eva Velázquez Martín, psicóloga social
Ambas con experiencia en el tratamiento de la depresión.


Fuente: Pulevasalud.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!