Por qué comer espinacas, leelo aquí

Valentina Arriagada, nutricionista de Clínica UC San Carlos de Apoquindo habla sobre el gran aporte que entrega las espinacas.
  • Alta concentración de vitamina K: Es fundamental para lograr una correcta coagulación sanguínea, ayuda en la absorción intestinal y está relacionada con el desarrollo de huesos, formación y fijación de calcio.

  • Rica en vitamina B9 o ácido fólico: Es esencial durante el embarazo, ya que contribuye a la
    formación del tubo neural y del sistema nervioso de la guagua en gestación. Previene abortos y problemas cerebrales en el nacimiento, y contrarresta posibles anemias, ya que participa en la formación de glóbulos rojos.

  • Betacarotenos: Fortalecen el sistema inmunológico.
  • Zinc: También refuerza el sistema inmunológico. Es muy importante durante el embarazo, ya que es indispensable en la formación del sistema óseo. Juega un rol fundamental en la fertilidad porque su deficiencia provocaría una baja de espermatozoides.

  • Hierro: Promueve la formación de la hemoglobina y mioglobinas, las encargadas de transportar oxígeno en el organismo.


Cruda es mejor

La especialista en raw food (alimentación viva) M. Belén Dussaubat www.facebook.com/anutrirlavida) cuenta que lo ideal es comer las hojas de la espinaca crudas, ya que al exponerlas a altas temperaturas se destruyen sus nutrientes principales y pierden gran parte de su valor nutritivo y energético. Sus enzimas también mueren con facilidad frente al calor intenso y de esa forma se torna menos eficiente el proceso digestivo. En el fuego también se eliminan su poder antioxidante y su condición natural de alimento-medicina.

Prefiera la orgánica
Rosita Salinas, fundadora de Buencampo.cl, comenta que la espinaca es uno de los vegetales con mayor concentración de nutrientes y para que estos no se vean afectados lo ideal es preferir las de origen orgánico, que es la mejor forma de no ingerir residuos de pesticidas y químicos. Además, esta verdura es la más recomendada para cuando los niños comienzan con alimentación sólida ya que ellos son muy sensibles a esos componentes nocivos; a veces se producen alergias y bajan sus defensas.

Dosis ideal
La nutricionista clínica Valentina Arriagada explica que es muy importante que comamos espinacas al menos 1 o 2 veces a la semana, tanto en sopas como en ensaladas. Además de tener muchas vitaminas y minerales, es muy rica en fibra, lo que ayuda a un correcto tránsito intestinal. Y además esta verdura tiene un bajo índice glicémico, por lo que es buena para personas que tienen diabetes, para que no suba tan rápidamente la glicemia o el ‘azúcar’ en la sangre.

Bajas calorías
  • Lo ideal es comerla cruda, si se va a cocinar, ojalá sea al vapor o que esté como máximo 1 minuto en el agua hirviendo para que no pierda sus nutrientes.
  • La espinaca tiene un bajo índice calórico: 100 g poseen solo 20 calorías.

Buena receta
Además de comer la espinaca en ensaladas y sopas, otra buena manera es en jugos y smoothies en las mañanas. Son fáciles y rápidos de hacer, y permiten incluir grandes cantidades de hojas, logrando una textura suave y cremosa.

 M.Belén Dussaubat (chirimoyalegre.cl) entrega la siguiente receta:

Ingredientes: 3 naranjas / 1 manzana verde / jengibre fresco a gusto / 2 o más tazas de hojas de espinaca crudas / ½ vaso de agua purificada
Preparación: pele y desgrane las naranjas. Corte la manzana. Lleve a la licuadora primero las naranjas y después los otros ingredientes. Licúe muy bien hasta conseguir una textura homogénea y sirva.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!