El agua, poder curativo

Sus beneficios son enormes, sin embargo, según recientes estadísticas, de todo lo que bebemos, sólo un 21 por ciento es agua pura. aquí detallamos sus aportes y le damos consejos para retomar esa buena costumbre de beber agua.

La deshidratación se presenta cuando se lleva al cuerpo menos agua de la que se consume, y entonces se quiebra el balance hídrico. Su gravedad varía, según se dé en el interior o el exterior de las células. La deshidratación extracelular hace que la piel se reseque.

La intracelular, en cambio, produce fiebre y sed. El cuerpo humano pierde agua por cuatro vías:
* El riñón, mediante la orina.
* El tubo digestivo, por medio de las heces.
* La piel, debido al sudor.
* El aparato respiratorio, a través del aire que se exhala.
El agua que se bebe es absorbida por el organismo en el último tramo del intestino delgado y al comienzo del grueso. Sólo una parte de ella se va con las heces. Cuando hay una inflamación intestinal, este proceso se altera en forma perjudicial, y se puede llegar a perder una gran cantidad de agua. Por eso, hay que tomar más agua que la habitual. Si el organismo incorpora agua en exceso, también se descompensa: aumenta la presión arterial y la persona tiene vómitos y dolor de cabeza. El riñón es el regulador central encargado de mantener el nivel de la cantidad de agua del organismo. Decide si debe aumentar o disminuir el volumen de orina que se eliminará, según cuál sea la contabilidad que le envía la sangre.
El primer nutriente
El primer nutriente que el cuerpo necesita es el agua. Genera energía. Disuelve los minerales, las proteínas y otros componentes solubles en la sangre, que a su vez transporta esos nutrientes y los distribuye por todo el cuerpo.
Un buen signo para detectar el estado de las necesidades de agua en el cuerpo es a través del color de la orina. Una persona bien hidratada produce orina prácticamente incolora (sin contar el color que le dan las vitaminas o los aditivos de color en la comida).
En contraposición, una persona mínimamente deshidratada produce orina amarilla, mientras que alguien realmente deshidratado produce orina de color anaranjado. Cuanta menos cantidad de agua se tome, los riñones tendrán que trabajar más para concentrar la orina y excrementos debido a que se acumulará más toxicidad química. Si el agua se ingiere en la mitad de la comida no entorpecerá la digestión drásticamente como muchos creen, pero la deshidratación durante la comida sí lo hará.
PARA TODAS LAS NECESIDADES
El agua, esa conocida combinación de dos partes de hidrógeno y una de oxígeno, debe ser incolora, inodora e insípida. Partiendo de esta premisa, existen varios tipos de agua que tienen diferentes destinos según sea su preparación…
* Agua Albuminosa: Es una variante del tiempo de las abuelas que aún puede utilizarse contra las intoxicaciones. Para obtenerla, basta hervir cuatro claras de huevo en un litro de agua.
* Agua Destilada: Se prepara mediante un tubo refrigerante, un dispositivo que posee una serpentina de vidrio rodeada de otro tubo mayor, por el que circula agua potable fría. Ésta se evapora y el vapor se concentra en la serpentina, cayendo en el otro extremo como agua destilada.
* Agua Potable: Es la que se destina a la alimentación de los seres humanos. Se consume diariamente en la red urbana y su grado de potabilidad está severamente legislada porque es la materia prima para la preparación de bebidas, inyecciones, agua destilada y purificada.
* Agua Oxigenada: Es una solución de peróxido de hidrógeno que debe conservarse en lugar fresco y sin luz directa para que no pierda sus propiedades. Generalmente se comercializa en diez volúmenes, lo cual significa que libera diez veces más oxígeno que el agua común. Se emplea en forma local como antiséptico y hemostático.
* Agua para inyección: Por muy pura que pueda ser el agua que se obtenga, siempre conserva algo de toxicidad. Por lo tanto, para las inyecciones se vuelve a destilar el agua purificada y, una vez lista, debe ser utilizada en el término de tres horas como máximo.
* Agua de Arroz: Se obtiene cocinando 40 gramos de arroz en un litro de agua, y su aplicación más difundida es para detener la diarrea.
* Agua Purificada: Es el agua potable que ha sido despojada de sus impurezas. El producto que se obtiene presenta un diferente grado de pureza según el método empleado. Entre todos ellos, la permutación es el más apropiado para elaborar medicamentos.
* Agua Gasificada: Es un tipo de agua en el que se ha aumentado artificialmente su volumen de anhídrido carbónico. Su consumo prolongado provoca hinchazón de vientre, y con el tiempo las fibras del estómago pierden su tonicidad natural. No se recomienda para quienes tengan problemas de acidez, flatulencia o úlcera gástrica. Sin embargo, estimula el apetito y la secreción de jugos gástricos.
RIESGOS DE REEMPLAZARLA POR OTRAS BEBIDAS
Nuestros cuerpos son 70 por ciento agua. Y el organismo está diseñado para funcionar específicamente con agua. Sin embargo, insistimos en reemplazarla con gaseosas, café, alcohol, etcétera. Es por eso que nuestros cuerpos están constantemente sedientos de agua pura.
¿Por qué debemos tomar más agua y no tanto las agradables bebidas popularizadas en la sociedad moderna? Después de todo, también están hechas de agua y realizan el trabajo de paliar nuestra sed (o al menos pensamos que lo hacen). En lo que tiene que ver con la química del organismo, el agua y los fluidos son dos cosas distintas. Las bebidas manufacturadas, contienen algunos químicos que alteran el funcionamiento del cuerpo en los centros de control del sistema nervioso central. El cuerpo necesita agua, y no sustitutos del agua. Ni el café, el té, la gaseosa, el alcohol, ni siquiera la leche o los jugos son lo mismo que el agua. Veamos por qué…
REEMPLAZO POR CAFEÍNA
* Una taza de café contiene alrededor de 80 miligramos de cafeína, y una taza de té o de gaseosa tiene alrededor de 50 miligramos.
* El chocolate también contiene cafeína y theobromina, que actúa como cafeína.
* La cafeína deshidrata el cuerpo, ya que provoca que la persona orine más que el volumen de agua contenida en la bebida.
* La cafeína bloquea la producción de melatonina en el cerebro. La melatonina regula las funciones corporales mientras se duerme e induce el sueño. Por eso, el café produce insomnio.
* Inhibe las enzimas utilizadas en la memoria, por lo que puede provocar la pérdida de la misma.
* La cafeína también puede provocar el desorden de déficit de atención en adolescentes que ingieren muchas gaseosas.
En comparación con el agua, La cafeína con el agua estimula los riñones y causa una pérdida mayor de agua de la que se ingirió. Esto agota las reservas de energía de las células cerebrales.

REEMPLAZO POR ALCOHOL
* El alcohol en las bebidas causa deshidratación.
* Puede ser adictivo y depresivo.
* Puede provocar impotencia.
* Puede causar daños en el hígado.
* Puede debilitar el sistema inmunológico.
* Produce radicales libres que atacan y dañan los tejidos. Esto reduce la cantidad de melatonina contenida en el cuerpo.
En comparación con el agua, El agua tiene naturalmente un impacto de saciedad en las hormonas serotonina y adrenalina, que culmina con un aumento de la acción de las endorfinas del cuerpo. Por el contrario, el alcohol deshidrata el cerebro causando la disminución del funcionamiento de las endorfinas.
REEMPLAZO POR JUGOS Y LECHE
* Tomar mucho jugo de naranja, puede causar el incremento de la producción de histamina y asma en niños y adultos. Inclusive los azúcares naturales de los jugos programarán al hígado hacia un aumento de peso.
* La leche debería ser considerada como un alimento. Es verdad que es una fuente de calcio y proteínas para mantener la salud, aunque nunca debería ser utilizada como un reemplazante del agua que el cuerpo necesita.
RIESGOS DE DESHIDRATACIÓN
Está claro que el cuerpo humano tiene muchas maneras de destacar sus carencias de agua, incluyendo la producción de complicaciones de asma y alergias. Otros signos drásticos de carencias de agua son dolores localizados de corazón, de cabeza, dispepsia, dolor reumatoide, de espalda, en las piernas al caminar, colitis y anginas. Complicaciones como hipertensión, mal de Alzheimer, esclerosis múltiple, distropía muscular, bloqueos de las arterias por colesterol y diabetes, también pueden estar vinculados a la deshidratación.






Revista: Buena Salud

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!