02 febrero 2012

Cómo cuidar la piel antes de dormir

1. ¿Qué ocurre mientras dormimos?

El sueño tiene una función restauradora en los ámbitos físico y psíquico. Físicamente, favorece la regeneración de los tejidos y el descanso de los músculos, que produce una recuperación general.

Existen estudios científicos que muestran que se produce una mayor síntesis tisular durante el sueño, lo que supondría una reparación de tejidos durante el sueño, concretamente, durante la fase profunda.

Entre las 0 y las 4 horas de la madrugada es cuando el cerebro duerme más profundamente y es precisamente, en este periodo, cuando nuestros tejidos se reproducen o regeneran con mayor intensidad. Despertarse en esta franja horaria, entorpece esta función, provocando que el sueño sea menos reparador.

Teniendo en cuenta estos datos, se puede decir que dormir las horas necesarias y dormirlas con calidad es la máxima para mantener unos tejidos sanos. De la misma forma, todo lo que pueda ayudar a esta regeneración durante el sueño, redundará en una mejoría de los tejidos.

Como principios básicos están la limpieza y la hidratación pero también existen otro tipo de productos que son ideales para aplicar por la noche.


2. Ritual nocturno

- La piel nunca duerme. Durante el día, protege el organismo de las continuas agresiones externas producidas por el sol, el aire y todo tipo de agentes químicos y ambientales y es por la noche cuando aprovecha para regenerarse y preparase para el día siguiente.

Para facilitar esta labor reparadora es fundamental eliminar la suciedad y las células muertas que se hayan podido acumular a lo largo del día, tonificar e hidratar. Son las fases principales que conforman los cuidados básicos de la piel, especialmente del cutis que es una de las zonas más afectadas.

- Limpiar. Es fundamental en el hombre y la mujer, se hayan o no maquillado. Existen gran variedad de productos geles, jabones, leches limpiadoras, cremas, mousse específicas para cada tipo de piel (seca, normal, mixta, grasa o sensible.).

- Tonificar. Se aplica con un algodón para refrescar y tonificar la piel.

- Hidratar. Con una crema adecuada a cada tipo de piel, la persona debe hidratar el cutis con el fin de ayudar a la regeneración, suavizar y mantener la piel sana.



 3. Tratamientos de noche

Se suele hablar de que los tratamientos nocturnos son más eficaces porque la piel está más predispuesta en este momento. Esto no es del todo cierto. Más bien se podría decir es más cómodo aplicar ciertos tratamientos intensos, como las cremas nutritivas, antes de dormir.

Este tipo de cremas cuidan muy bien la piel pero son más untuosas y suelen dejar más brillo, por lo que no son tan aceptables durante el día. Además no funcionan demasiado bien como base de maquillaje porque deja una sensación de piel grasa, que nada gusta a las usuarias. Es por esto, que la noche se convierte en un momento perfecto para su aplicación.

Además de las nutritivas, existen otros tratamientos que encuentran en la noche su fiel aliada. Tal es el caso de los despigmentantes, las cremas con retinol, exfoliantes, mascarillas, etc.

Los despigmentantes son tratamientos específicos para matizar las manchas de la piel. Se debe aplicar siempre por la noche porque no interactúa bien con el sol. De hecho, su uso se suspende en primavera y verano.

Las cremas con retinol desempeña un papel fundamental en la formación de nueva piel. la mayoría de las alteraciones cutáneas propias del fotoenvejecimiento disminuyen con la aplicación continuada de retinoides. Son muy efectivas contra los signos del envejecimiento (arrugas, manchas y asperezas).

También es un componente propio de los tratamientos contra el acné. Su inconveniente y el motivo por el que es más cómodo aplicarlo antes de ir a la cama es porque actúan como peeling y pueden pelar un poco la piel, por lo que ponerlas de día no es muy agradable.

Los exfoliantes y las mascarillas, también se suelen aplicar por la noche, pero la explicación no se encuentra en su eficacia sino en que por la tarde y noche contamos con más tiempo y se puede dejar actuar el tratamiento el tiempo necesario.

Por no ceñirnos únicamente al rostro, también se puede mencionar la exfoliación e hidratación de los pies, como un cuidado nocturno. Después del peeling y la aplicación de la crema podal, es recomendable poner unos calcetines de algodón para mejorar el efecto. Es preciso contar con tiempo de espera porque además sería impensable poner crema en los pies y calzarnos ya que nos resbalaríamos.


4. Consejos básicos para mantener en buen estado la piel


- Un buen momento para comenzar a cuidarse es la adolescencia, cuando comienzan a aparecer los primeros granitos. Es entonces cuando se les debe educar en la importancia de cuidarse la piel, no sólo por la mañana. No resulta sencillo, sobre todo para los chicos. Pero si se comienza a esta edad se puede adquirir un hábito saludable para la piel.

- Limpiarse adecuadamente.

- Utilizar cosméticos propios para cada tipo de piel. De este modo, se conseguirán cubrir las necesidades dérmicas de cada cual.

- Entre los cuidados básicos de las pieles maduras que sufren de aparición de manchas están el empleo de despigmentantes, sobre todo, en el periodo de invierno porque en primavera y verano se deben suspender por el sol.

- El retinol es un componente que se utiliza en cosmética para el tratamiento del acné y para controlar los signos de envejecimiento.

- Mantener una dieta saludable y una buena hidratación ayuda a prevenir el envejecimiento.

- Dormir adecuadamente y las horas oportunas ayuda a mejorar el estado de la piel.



Fuente: Puleva Salud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!