¿Lo dejarías todo?

Ayer en una “juntación” de amigas hablábamos de los viajes, de lo entretenidos que eran, las experiencias que se viven y los recuerdos que quedan, pero sobre todo, los sentimiento que se pueden llegar a generar. Me explico. ¿Les ha pasado que ya sea en un intercambio, viaje familiar o entre amigos, han conocido a otro turista que decidió quedarsa a vivir en el lugar al que viajó?

Así, sin pensarlo mucho. Dejó todo, jamás regresó y ahora vive en otro país. Tiene un hostal, trabaja en un bar, es dueño de un pub o tiene una tienda, lo que sea. Pero cambió su destino, tomó otro rumbo y es feliz. ¿Les ha pasado? ¿Lo harían?



Yo reconozco que me pasó cuando viví en NY, me hubiese quedado haciendo cualquier cosa. Y hoy me pasa que siento que si voy a cualquier país, me querría quedar. Por la adrenalina de la aventura y lo desconocido. Dos cosas que me producen una fascinación impresionante. Además, hay veces en que simplemente sientes una conexión con un lugar.

Sin embargo, es una gran decisión, que arrastra consecuencias y sentimientos encontrados. Yo me conozco, si ya me fui una vez por varios meses, me podría ir de nuevo. Sabiendo que mi familia y amigos están bien, no tendría problema. Trabajaría, al principio, de barwoman o algo así, en un café o una tienda y ya después vas buscando otra cosa.

Pero ¿dejarlo todo? Amigos, familia, trabajo o estudios, rutinas, lugares conocidos, tu cultura, seguridad, etc., y un millón de otras cosas que significa DEJARLO TODO.

Pero por otro lado conocería gente nueva, lugares nuevos, una cultura nueva…ay ya me dieron ganas. Viaje de amigas a un lugar paradisíaco y a la vuelta…viene una menos en el avión. Se quedó allá trabajando en la playa, una nueva vida. Lo dejó todo!!

¿Que creen?



Cosmopolitan

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¡¡Gracias por tu visita a mi blog!!
Te espero pronto....!!!